Now Reading
«Hilando la vida»

«Hilando la vida»

Entrevistamos a una de sus autoras: Carmen Fernández Santás.

«Hilando la vida» de Carmen Fernández y Francisco Ramos. Editada por Ediciones Carena.

Hoy le presentamos uno de sus libros escritos a dos manos y que está teniendo muy buena acogida entre los lectores. Una historia cargada de mucho sentimiento y mucha vida. Carmen Fernández, una de sus autoras, nos ha concedido una pequeña entrevista para Eventos en Agenda, y a la cual le estamos muy agradecidos.

Entrevista de Sergio Bencomo a Carmen Fernández. Autora del libro "Hilando la vida" de la Editorial Carena.
  • ¿Crees que un escritor/escritora nace o se hace?

Según John Locke al nacer somos una tabula rasa por eso la educación tiene un papel vital en nuestro desarrollo. Ese dicho africano de que se necesita toda una tribu para educar a un niño o a una niña es muy cierto. Cuantas más personas se cuidan de inculcarte valores, despertar tu curiosidad, animarte a explorar sin miedo, a ser autónomo para darte confianza y seguridad en ti mismo, eso es vital.

En ese sentido el escritor puede tener un don y una sensibilidad especial innata pero si en su entorno no hay libros y la formación que recibe es pobre, el escritor lo tiene más difícil, no imposible, solo más difícil. En uno de mis posts de Instagram subí la carta que le envió Albert Camus a su maestro después de recibir el premio Nobel agradeciéndole todo su apoyo y ayuda. Me emocionó cuando le dice: “sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiera sucedido nada de esto”. Me emocionó porque viví algo similar aunque nací más tarde. Pude estudiar bachillerato gracias a mi maestra de la escuela unitaria que le insistió a mis padres que me matricularan en el instituto de secundaria.

Yo soñaba con ser periodista y devoraba la prensa vieja que llegaba a casa envolviendo compras. Me fascinaban también las cartas de mis primas argentinas, escribían en un castellano tan bonito, culto, novedoso. Disfrutaba leyéndole aquellas cartas en voz alta a mis padres y soñaba con poder escribir así de bien algún día. Siempre me ha fascinado la magia de la palabra escrita. Pero la vida me llevó por otro camino, muy interesante: el de la filología inglesa. Pude leer muchísima literatura tanto en inglés como en español y eso me alimentó el alma y me permitió lo del comer y criar a los hijos.

Ahora que ya tengo esa habitación propia de la que habla Virginia Woolf, puedo dedicarme a lo que amo: escribir. Mi esperanza es poder escribir todo lo que siento. Como dediqué mi vida a la educación y no he podido dedicarme a escribir (lo que escribía era académico) porque tenía otras obligaciones, está claro que ahora de repente no te conviertes en escritora. Es un proceso que estoy empezando y lo estoy disfrutando muchísimo. Tengo ese sentimiento de por fin la vida me permite hacer lo que siempre he soñado: escribir. Además me anima mucho ese sentimiento de que estoy llegando al corazón de mucha gente, invitándoles a hacer su viaje emocional, hilando su vida y eso es un gran placer. Que tus palabras ayuden a los demás te recarga de energía para
seguir.

Y ahora contesto tu pregunta con el verso de Machado: caminante no hay camino, se hace camino al andar…El escritor o la escritora se hace escribiendo.

  • ¿Cuál fue el primer libro que cayó en tus manos?

Yo diría que el primer libro que dejé caer de mis manos de puro aburrimiento fue la enciclopedia Álvarez. No nací rodeada de libros, había mucho Corin Tellado de mis hermanas mayores, pero el primer libro que compré con mis ahorros de lo que me daban mis hermanos mayores fue uno sobre el arte de escribir. Resultó ser un tostón de ejercicios repetitivos. Después hubo dos que cayeron en mis manos y que recuerdo con mucho cariño: Campos de Castilla de Machado (me encantaba recitarlo en voz alta ante una audiencia invisible) y Jane Eyrede Charlotte Brontë, con ese lloré como una magdalena. Fueron regalos de mis hermanos mayores que sabían que me moría por leer.

  • ¿Cómo nació “Hilando la vida”?

Mi palabra favorita es fluir, como el agua del río. Yo le envié una copia dedicada de “Cosas del Karma” a Francisco a California. Lo había conocido allí cuando conseguí el puesto de asesora técnica docente del Ministerio del Educación en el exterior. Es un nombramiento por cinco años y llegué allí para sustituir a otro compañero que terminaba en su puesto. Él, muy amable, me presentó a Francisco que había colaborado con él en los cursos de formación para profesores y otros eventos que tenía que organizar. Conectamos muy bien y la verdad hicimos un grupo muy majo de colaboradores que nos apoyábamos mucho. Mi forma de agradecimiento al volver a España, en cuanto publiqué “Cosas del Karma” fue enviarles una copia dedicada a cada uno.

Paco, al leer la biografía en mi libro, me escribió interesándose por mi infancia. Creo
que le pasó eso del poema de Calderón: cuenta de un sabio que un día….Él creía que solo él había tenido una infancia dura pero al leer la mía no pudo resistirlo y quiso saber más. Le contesté pero también le hice preguntas que le obligaron a revivir su infancia y así empezó todo.

Unos cuentos emails de intercambio, sumado a que estaba recibiendo comentarios de lectores del primer libro diciendo que querían saber más de mi infancia y mi juventud, hicieron el resto. Llegó un momento que le dije: Paco, y si publicamos este intercambio epistolar como homenaje nuestros padres y toda esa generación que luchó tanto por darnos un futuro mejor. Y ya fue un sin parar, fluyó de maravilla y lo dejamos fluir.

Entrevista de Sergio Bencomo a Carmen Fernández. Autora del libro "Hilando la vida" de la Editorial Carena.
  • ¿Qué esperas que encuentren los lectores en vuestra obra?

Ya sabes que la lectura es un proceso complejo porque el escritor desconoce al lector, su schemata que dirían los ingleses, su bagaje cultural. Eso va a determinar la interpretación y comprensión de lo que lean. Por ejemplo, a una persona mayor le activará muchos recuerdos de su infancia y eso le va a emocionar, en cambio una chica joven nacida y criada en la democracia puede sacar lecciones de vida sobre la resiliencia, la determinación, la fuerza de voluntad para superar retos, la solidaridad que hay en los pueblos entre los vecinos. Es como una canto de esperanza para los jóvenes y de gratitud para nuestros padres y abuelos. Y también para ubicarnos, tener otros referentes que no sean los de plataformas digitales.

  • ¿Qué destacarías de tu libro?

Su espontaneidad. Cada uno tenemos nuestro estilo y creo que eso le da riqueza porque hay dos miradas, dos perspectivas pero siempre basadas en hechos reales, en experiencia vividas. No es fantasía ni realismo mágico: es la vida al desnudo. Entra dentro del género de no ficción creativa. Los hechos son reales, lo contamos en primera persona pero la forma de contarlo depende de cada uno. Cada uno tiene su estilo.

  • No debe ser fácil escribir a dos manos con otro autor. ¿Cómo fue el proceso?

Muy fácil. Es como la comunicación epistolar de antes de internet pero ahora con emails y eso hace que puedas explayarte más porque los dos aprendimos mecanografía y escribimos muy rápido. Lo disfruté mucho porque tu contestabas a lo que te preguntaba y, al mismo tiempo, sentías curiosidad por saber su punto de vista sobre distintos aspectos y cómo había vivido temas que para ti habían sido un tanto difíciles. Son como memorias dialogadas y todo el proceso fue agradable porque lo que recibías te invitaba a escribir dejando fluir, sin preocuparte de nada más que de contar lo que sentías y recordabas en ese momento.

  • Futuros proyectos

Muchos. Ahora mismo está en cola para imprimirse un cuento infantil en inglés y español con un toque de filosofía de Montessori: ayudar a los niños a descubrir su entorno y aprender de la naturaleza, simplemente observándola. Es un cuento para fomentar el respeto a la diversidad cultural y lingüística. Espero que salga pronto. Ahora estoy trabajando en dos proyectos muy emocionantes de los que no puedo decir nada para que sigan fluyendo. Solo recordar que Cosas del Karma está inspirando en 31 haikus que me regalaron por mi cumpleaños, pero cumplía 60 años y, en realidad, me regalaron 60 haikus, es decir, en mi libreta escrita a mano hay 60 haikus con sus correspondientes 60 relatos, por lo tanto hay 29 esperando su oportunidad y hasta ahí puedo leer.

Lo que sí te puedo garantizar es que seguiré la línea de no ficción creativa porque he descubierto que hay muchos lectores que agradecen el relato corto basado en hechos o vivencias reales. Hay muchas personas que tienen poco tiempo para leer en cambio quieren leer algo cada día porque les hace bien, personas con mucho trabajo y poco tiempo libre, personas mayores que se cansan con novelas complejas y el relato corto les ayuda a recordar experiencias suyas similares, que le hacen mucho bien.

Yo no quiero que la extensión sea un impedimento para fomentar la lectura, por eso me gusta el relato corto y la no ficción creativa porque te permite usar recursos de la ficción. Yo por ejemplo busco que la prosa sea ágil, casi como si fuera un relato hablado y al mismo tiempo rescatas hechos que no debemos olvidar y que cuando los has vivido en primera persona tienes toda la credibilidad y la autoridad moral del mundo a la hora de contarlo.

  • Un consejo para aquellos que aún no se deciden por publicar

Lo resume muy bien Neil Gaiman: te sientas al teclado y pones una palabra tras otra hasta terminar. Es así de fácil y así de difícil. La imaginación es un músculo. Si no se ejercita, se atrofia. Es decir escribe, sigue escribiendo, no dejes de escribir. Machado también lo resume muy bien: se hace camino al andar…Yo diría que a escribir se aprende escribiendo y leyendo, que son hermanas gemelas. Cuando ya estás contento con lo que has escrito, buscarás la forma de publicarlo y la encontrarás, seguro.

Entrevista de Sergio Bencomo a Carmen Fernández. Autora del libro "Hilando la vida" de la Editorial Carena.

Tipo test

  • ¿Qué libro estás leyendo ahora?

Nunca leo un libro solo. Ahora estoy combinando «El infinito en un Junco»
con varios libros de poesía que tienes en mi último post.

  • Escritor o escritora favorita

No hay uno solo. Digamos que hoy Ursula K Le Guin es mi musa.

  • ¿Qué libro has tenido que abandonar?

«Patria» de Fernando Aramburu me hacía daño emocionalmente y lo dejé.

  • Un libro que recomendarías

«Cosas de Karma» por su sencillez, su especial energía y su buen karma
(no tuve abuelas).

  • Un personaje literario

Max Estrella en «Luces de Bohemia» de Valle Inclán, con su cráneo
privilegiado a pesar de ser ciego, me dejó huella.

  • ¿Alguna manía a la hora de escribir?

Silencio, estar tranquila, cómoda y sin nada pendiente. Escribir sin
horario ni calendario, a veces salto una comida porque no puedo parar.
Nunca tuve el síndrome del papel en blanco, solo miedo a quedarme sin
papel.

Sinopsis «Hilando la vida»

«Ella nace en el rural. Él en las alturas de la meseta. Ella es la pequeña de cinco hermanos. Él es el mayor de cuatro. Ella se crió soñando libre por los prados de su hermoso valle gallego. Él corría con la bicicleta familiar por las calles sin asfaltar de una pequeña capital de provincias. Ella recorre los páramos ingleses en su adolescencia, primero sirviendo cafés, después haciendo voluntariado en una residencia de discapacitados. Él se pateó las montañas que rodean su ciudad, en donde Machado encontró su inspiración.

A ella la destinan a Los Ángeles. Él ya estaba allí. Allí sus vidas se cruzan por primera vez. Ella trabajaba de asesora docente y siempre contó con él en los eventos que organizaba. Creían conocerse bien. Años después, él recibe desde España el libro, Cosas del Karma, escrito por ella. Al leer su biografía, sintió curiosidad por saber más de su infancia y su juventud. Sin dudarlo le escribió. Como respuesta él recibe un reto: bucear en sus recuerdos para hilar sus vidas entre correo y correo. Así nació este canto de esperanza y de gratitud.»

Te dejamos el booktrailer por aquí para que puedas verlo. Es una maravilla.



Por cierto, cualquier comentario, recomendación, crítica que quieras hacer déjalo por aquí o escríbeme en Instagram. Si es para ponerme verde, ya me lo dices otro día.

Y si te apetece leer más de mis desvaríos, AQUÍ encontrarás mis reseñas.

View Comments (0)

Leave a Reply